Español es
  • Español es
ES

Detrás de todo buen vino hay una gran mujer

¿Las mujeres prefieren el rosado? ¿Los hombres son los que saben hacer vino? En los últimos años, estos estereotipos se han puesto en duda. Las mujeres han ido ocupando el lugar que les corresponde en la vanguardia de la producción de vino, en Portugal y en todo el mundo y, a pesar de que la profesión de viticultor se considera tradicionalmente una profesión de hombres, hoy han demostrado que la pasión por la viña y el vino no tiene género definido.

mulher vinhedo vinho rosé


¿Cuándo fue la última vez que tuvo la siguiente experiencia? Entras en un restaurante para una cena para dos. Te sientas y miras el menú y la carta de vinos. Pides al servicial camarero y, tras un momento, vuelve a la mesa con la botella en la mano. Muestra la etiqueta a los dos, abre la botella y vierte el vino en la copa del hombre. Si el hombre eres tú, te sientes avergonzado porque no te preguntaron quién iba a catar y pasaste de ello; si eres la mujer, te sientes ofendida porque asumiste que, como mujer, no estabas cualificada para catar el vino. Si no ha pasado por esta experiencia, ¡felicidades!

Lo cierto es que el mundo del vino se ha definido en masculino durante siglos y siglos. Aunque desde la época del Imperio Romano el consumo de vino se ha democratizado en el sentido de que se permitía tanto a los esclavos como a las mujeres y a los soldados, la realidad es que no sólo el consumo, sino también la producción de vino, han estado connotados con el universo masculino. Pero desde los años 70, según los expertos, esa realidad ha ido cambiando. Hoy, de forma radical. 

Según varios estudios, las mujeres representan la mayor parte del consumo de vino en todo el mundo. La ventaja no es muy grande (49% para los hombres y 51% para las mujeres), pero sigue siendo significativa dado el estereotipo de consumo. Por otro lado, las mujeres también tienen una fuerte preponderancia en la elección del vino que se compra para el hogar: según una encuesta realizada en Inglaterra por Vinexpo, una de las mayores ferias de vino del mundo, 8 de cada 10 botellas de vino son compradas por mujeres.  

Uno se da cuenta aquí de que las cosas han cambiado realmente, y no sólo en el consumo, sino también en la producción. De hecho, las mujeres se comprometen cada vez más a formar parte de un mercado que durante mucho tiempo las miró con recelo. Y no hay razón para ello; basta con considerar que la calificación de las mujeres en el Masters of Wine, uno de los exámenes de vino más difíciles del mundo, es superior a la de los hombres

Mujeres y vino: en Portugal tenemos varios "oscars del vino" concedidos a mujeres enólogas

En la actualidad, un tercio de los viticultores del mundo son mujeres. Y tienen algunos ejemplos en la historia para inspirarse. Uno de ellos es el legendario D. Antónia Ferreira (también llamada Ferreirinha), una hábil y decidida empresaria que influyó en el paisaje vitivinícola del Duero en el siglo XIX, comprando fincas e introduciendo innovaciones y de la que se dice que escapó del naufragio gracias a las faldas que le sirvieron de boya (uno de los casos en los que ser mujer es una ventaja).

Pero el caso de D. Antónia Ferreira pasó a la historia por ser, precisamente, una excepción. Si hace 30 años no había mujeres haciendo vino en Portugal, hoy hay muchos ejemplos de excelencia vinícola con un toque femenino.

Mulheres e o vinho | Dia da Mulher | Dia Internacional da Mulher

Las excepciones que desafían la regla

Detrás de un buen vino hay también una gran mujer. A diferencia de lo que ocurría hace unas decenas de años, las mujeres han ido ocupando el lugar que les corresponde en la vanguardia de la producción de vino, en Portugal y en todo el mundo. Aunque la profesión de viticultor se considera tradicionalmente una profesión de hombres, hoy han demostrado que la pasión por la viña y el vino no tiene un género definido. Conozcamos algunos de los muchos ejemplos que, afortunadamente, ya existen.

La Revista de Vinhos, en su evento anual de premios a lo mejor del año, otorgó el "Oscar" al Enólogo del Año 2020 a un... enólogo. Filipa Pato, la distinguida, fue la primera mujer de la región de Bairrada en recibir tal premio, pero no fue la primera mujer, como veremos a continuación.

Filipa Pato, hija del conocido bodeguero de Bairrada Luís Pato, comenzó su carrera en 2001. Tras licenciarse en ingeniería química por la Universidad de Coimbra, viajó por todo el mundo, visitando algunas de las principales regiones vinícolas internacionales, como Burdeos, en Francia, Mendoza, en Argentina, y Margaret River, en Australia. 

Hoy, con la etiqueta Filipa Pato & Willian Wouters, continúa su filosofía que se manifiesta en el eslogan presente en todas sus botellas: "vinos auténticos, sin maquillaje". 

Joana Maçanita también le corre el vino por las venas de su familia. Hermana del conocido enólogo António Maçanita, Joana es enóloga, productora de vino, consultora y formadora. Comenzó su carrera en el Alentejo, se trasladó a Australia y desde 2011 produce su propio vino en el Duero y ayuda a otros productores a crear su propia identidad y vino a través de la consultoría que tiene con su hermano, WineID. También es autora de publicaciones, con el libro "¿Blanco o tinto?", sobre los secretos y curiosidades del vino.

Susana Esteban pasó de Galicia al Duero y luego al Alentejo. En el camino, trabajó para Sandeman y Quinta do Crasto, ganó el premio al Enólogo del Año en 2012 de la Revista de Vinhos, ha ganado varios premios internacionales y ha lanzado sus propios vinos con nombres como "Procura", "Aventura", "Sidecar" y, más recientemente, "Croché" y "Tricot", con su amiga y compañera enóloga Sandra Tavares da Silva.

La Casa Ermelinda Freitas está presente en casi todas las superficies comerciales. Se trata de una marca de gran éxito que se estableció gracias al compromiso de cuatro generaciones de mujeres que al enviudar se vieron obligadas a hacerse cargo del negocio. Con 440 hectáreas de terreno y una producción de 12 millones de litros de vino, la marca está dirigida actualmente por Leonor Freitas, que espera transmitir el negocio a su hija.

Joana Cunha es enóloga de Quinta do Mondego, en la región de Dão, que su familia compró en 1994 y desarrolló con 30 hectáreas de viñedos. Tras estudios de microbiología y postgrados en enología y viticultura, Joana se ha dedicado a la elaboración de los distintos vinos de Quinta do Mondego, y es una de las más prometedoras de la región.

 

Comprar y disfrutar del vino: gustos para todos los géneros

¿Existe un gusto particular de las mujeres en relación con el vino? ¿Hay vinos que se adaptan más al gusto de las mujeres que al de los hombres? ¿Las mujeres prefieren el rosado y los hombres el tinto? Los estudios y las opiniones son contradictorios. Lo que sí se puede decir es que ambos géneros saben apreciar el vino en general, en sus múltiples variedades.

Por ejemplo, si su preferencia personal es por los aromas más florales, por qué no probar el pack Eterno Femenino, con una selección de vinos que favorecen estas notas de cata, incluyendo el ligero aroma a rosas y menta. Pero si le gusta ver la vida en tonos rosados, por qué no descubrir el pack La vie en Rosé con opciones de Quinta da Sequeira para una frescura y ligereza incomparables.

Si quiere experimentar la producción de una enóloga, pruebe el pack Girl Power, con una selección de vinos de Quinta do Mondego, elaborados por Joana Cunha.

Y porque a las mujeres no sólo les tienen que gustar los sabores suaves y sutiles, el pack I'm Sexy and I Know it propone un conjunto de vinos de Oporto para los momentos de sabor más intenso.

Como puede ver, en términos de sabor, los vinos son adecuados para todos los géneros. Hombre o mujer, cada uno elige el que más le conviene. Sexos aparte, lo que es bueno debe ser apreciado en su plenitud y las mujeres hace tiempo que demostraron que, en materia de degustación, saben muy bien lo que hacen. 

¿Quiere saber más? Póngase en contacto con nuestro equipo por correo electrónico customer@vinuus.com